Reflexiones filosóficas de un Homo Ovis.

    This site uses cookies. By continuing to browse this site, you are agreeing to our use of cookies. More details

    • Reflexiones filosóficas de un Homo Ovis.

      Cosas que entregué/no alcancé a entregar. Léanlas si quieren, podemos generar debates respecto a las mismas.

      De Aristóteles y posible reconciliación con Kant (No terminado) (Sketch)
      Mostrar spoiler
      Para comprender a qué Aristóteles se refiere con Hombres Libres para poder distinguirlo del esclavo, hay que entender primeramente a qué se refiere Aristóteles como hombre, y aquello puede ser resumido en tan solo una palabra: El griego.
      No es otro sino el griego quién es el único que conoce del buen uso de la razón y por consecuente la buena vida, sino que es también quién conoce el lenguaje y la correcta manera de comunicarse con otros, la de expresar correctamente ésta razón en el mundo de los hombres. Pero por sobre todo aquello, es quién gobierna y se deja gobernar. Solo se puede gobernar a los hombres libres que hacen uso de razón. Pero entonces ¿No han de ser todos los hombres poseedores de la correcta manera de expresar esta razón, si es que todos son griegos?
      Citando a Giovanni Reale en “Introducción a Aristóteles”: “Hay hombres que son esclavos por “naturaleza”. Se trata de los hombres en los que el instinto y la sensibilidad predominan sobre la razón (para Aristóteles los esclavos serían necesarios, al igual que los animales domésticos: serían indispensables para los servicios relacionados con las necesidades del cuerpo, de las que el hombre <<libre» no debe ocuparse)”
      Pero hay una distención incluso mayor que ha de hacérseles a los esclavos con los artesanos. No tienen el beneficio de una ciudadanía, pues este es propio del griego. Los “brutos”, según pone Aristóteles, quienes vivirían fuera de la Polis, no poseen ni el lenguaje bajo el cual la razón es expresada en el ágora. Son prisioneros, los cuales, son inferiores en casi todo sentido al griego. Aunque está incluido en el núcleo familiar, que es para Aristóteles el átomo, la unidad indivisible de la cual se conforma el Estado (El cual posee una importancia mayor por sobre el bien particular, ya que aquí es donde se realiza a sí mismo por naturaleza, y no podrá ser un hombre libre y feliz sin este), es justo y natural que como bárbaros sean esclavos. Es beneficioso para ellos serlo, ya que no solo es su función como seres de las tareas de las cuales el hombre libre ha de prescindir para hacer uso de la razón, y por ende, el esclavo es un brazo por el cuál actúa su razón. Un medio para un fin.
      Entonces, podemos pasar a una contraposición ontológica y moral moderna respecto a ello. Afirma Immanuel Kant que el hombre es un fin en sí mismo, no un medio para un fin, y en tal caso sería un atentado contra su dignidad como humanos. Sin embargo, hace uso del motivo de aquello, y es que para Kant todo humano hace uso de razón, mientras que la única razón que puede hacer esclavo en Aristóteles no es más que lo que su amo dicte para ejercer su voluntad a través de él. Es, entonces, un ser irracional, dado a la sensibilidad. Ambas posturas parecen irreconciliables si es que el contexto tanto histórico como filosófico de estas ideas no son entendidas correctamente. Sin embargo, debemos recordar que Kant habla de una suerte de absolutismo moral el cuál no ha de caer en dogmatismo, sino que los valores valen por sí mismos y otros valores no pueden pasar por sobre otros ni dependen de la apreciación personal de particulares. Esto significa que sin importar el contexto histórico, ni apreciación Aristotélica de estos para favorecer su visión (La cuál tuvo que aceptar muy a pesar de ir en contra de ciertos principios metafísicos), la esclavitud no es permitida. Pero es aquí donde consideramos la naturaleza del ser esclavo para Aristóteles. Su única manera de participar de la razón, es a través de ceder su voluntad a la del amo. Por ende, nos lleva a preguntas tales como: ¿No es una vulneración de la naturaleza misma del esclavo no dejarle participar de la razón a través de las necesidades del cuerpo? ¿Y hasta qué punto puede un hombre ser considerado un hombre para Kant, si es un ser irracional?
      [14:38:16] Gerack: Ojala, Tim, ojala estuvieras mueto >:C
      (12:57:49) Gerack: 2-Sí, te odio
      (02:20:42) (dedalove): he is just a fucking dick
      (16:14:05) dedalocious: a sleepy siempre lo insultan, that aint new
      (22:29:35) dedalocious: allright, ire a dormir, fuck you tho
      (16:11:33) Star_Dust_(エヌ): Oh no llegó la oveja.
    • Hmmmm ha ber.
      Tal vez me voy a ir por otras ramas pero aquí va mi exposición sobre un tema que me trajiste a la mente.
      Yo soy muy crítico de forzar la llamada "ideología de género" pero a través de la política, usando la fuerza del estado. Pero si dejamos eso de lado, tal vez es natural que en nuestro mundo occidental un poco más digitalizado (recordemos que aún hay personas que apenas y siembran lo que comen) tal vez que exista una borrosidad (creo que me querrán crucificar por usar esa palabra) entre lo que un hombre o mujer puede o debe hacer sea algo natural debido a la relativa facilidad con la que podemos ganarnos la vida.
      En el pasado, el pan se traía a la mesa con trabajo que necesitaba de músculos y práctica intensa de ciertos movimientos para lo cual el hombre indudablemente está más capacitado biológicamente. Mientras tanto la mujer tampoco descansaba. Era un trabajo de todo el día tener que encender de algún modo rudimentario un montón de maderas, preparar la masa para las tortillas (aquí en México) lo cual es una tarea muy agotadora si se hace a mano, hacer las tortillas etc. Cuidar de los numerosos hijos que eran necesarios para que tarde o temprano ayudaran al padre en las labores agropecuarias para las cuales se necesitan muchas manos si no se cuenta con la maquinaria actual.
      Entonces, que la mujer fuera de casa era necesario, así como también que el hombre fuera muy masculino y demostrara su vigor en el trabajo que era casi puramente físico.
      Pero ahora, después de una revolución industrial y el surgimiento de las computadoras y el internet, resulta que los productos por los cuales nuestros antepasados se mataban trabajando ahora son más baratos. Para que esta infraestructura de producción se mantenga ahora se requieren puestos casi puramente de trabajo intelectual checando papeles de un lado a otro, firmando, tecleando, supervisando. Tanto hombres como mujeres son aptos y ahora la mujer no necesita del hombre para sostenerse, ni el hombre a una mujer que le lave la ropa a mano puesto que ya existen las lavadoras. Pienso yo que esto permite que los roles anteriores puedan relajarse y hasta ser invertidos. Si alguien está lo suficientemente convencido puede empezar una terapia de hormonas y hasta conseguir una operación para asemejarse más a la imagen física que le plazca.
      Ahora, ¿qué tiene que ver esto con lo que escribió Sleepy? Que Aristóteles explicaba el porqué eran necesarios los esclavos. Y ahora podemos ver a un montón de conservadores, nacional(social)istas y al señor persinado de la esquina quejándose de porqué los valores tradicionales y la clara distinción entre hombre y mujer deben ser mantenidos o a palazos de un padre que corrige a sus hijos o incluso bajo la amenaza de violencia por parte del estado porque ellos consideran que es necesario para que la sociedad se mantenga.

      (Este post me ha servido para practicar un poco de escritura. La verdad se ve que puedo mejorar aún mucho mi estilo y bueno, creo que este es un comienzo)
    • "Un poco mejor viviera si no le hubieses dado esa vislumbre de la luz celeste, a la que le da el nombre de Razón y que no utiliza sino para ser mas bestial que toda bestia." - [Mephistopheles] Fausto - Goethe

      Encuentro de manera cómica como el Hombre, o como prefiero decirle, el Humano, cree que el uso de la razón es nato de si.
      Como bien defines ahí, "el griego", que no es mas sino un conjunto de condiciones en el cual el humano se desarrolló, condiciones que si no se dan, dicho uso del razonamiento tampoco. Dudo mucho que Aristóteles fuese el que conocemos si hubiera nacido esclavo.
      La razón según el humano, es "su" capacidad de distinguir, relacionar y cuestionar ideas y conceptos para llegar a una conclusion, pero aunque sin duda es el animal que mejor la tiene desarrollada, lejos esta de ser el único, pues entonces ¿Como un perro podría distinguir quien es su amo de quien no? ¿Como entonces aprendería los trucos que le enseñamos?¿Por instinto? Si por instinto fuera ya todos los perros sabrían quien es su amo aunque nunca lo hayan visto, o todos los perros sabrían los mismos trucos para que les den de comer, porque lo tendían de forma nativa. ¿No es acaso este ejercicio de distinción una de las formas mas básicas y primitivas de razonamiento?
      Asi como el águila con su aguda vision o el sabueso con su sensible olfato, el humano no es nada mas que la bestia con la mas refinada capacidad de razonamiento, refinada a tal grado para manipularla a su voluntad, utilizándola como excusa ya sea para crearse o suprimir sus necesidades, o para justificar sus acciones. La razón también es como una planta, la cual no da frutos si no esta en las condiciones adecuadas, pues asi como un manzano no podra prosperar en medio del desierto, un esquizofrenia delirante no podra desarrollar su razón por mas que se esfuerce, y asi como en una selva, los arboles frutales florecen por doquier, El griego es su acogedora y fertil comodidad, nutria su capacidad de razonamiento. ¿Que a un esclavo se le puede enseñar a razonar? Claro que si, ya si en todo su uso de razón prefiere ser esclavo, pues que asi sea, mas lo veo muy improbable en aquel humano, que tal vez por discapacidad biológica no sea capaz de el uso de la razón, para el dado caso, los enfermos mentales ya dejaron de ser humanos desde ese punto de vista.

    • Leviathan, o cómo aprendí a despreocuparme y disfrutar del espectáculo.
      Mostrar spoiler

      "En el mundo realmente invertido,
      lo verdadero es un momento de lo falso"
      Guy Debord
      Parágrafo 9, Sociedad del Espectáculo


      No puede haber una sala de cine sin antes haber sala, pantalla, asientos, reproductor y aquel que haga funcionar el proyector, y aquel es el Leviathan.
      El título a este ensayo ha de ser comprendido como un disfraz de sí mismo, es decir, una representación exagerada, pero no por ello menos verdadera de su naturaleza como representación fiel del espectáculo del Estado. Entiendase La Sociedad del Espectáculo como un acta fúnebre de aquel fin emancipatorio que buscaba el sueño de educación estética del hombre de Schiller, en tanto se ha realizado exitosamente, tan solo para hacer una jaula para sí mismo, la boca de un lobo desdentado, hecho de plástico por carne y género por piel, por cuyos tendones sintéticos fluyen imágenes en constante mutación, errores encontrándose a sí mismos y convergiendo para renombrarse como nuevas posturas predeterminadas por su camino como algoritmos lógicos a través de los cuales se dislumbran sensaciones sintéticas y fáciles de digerir. En la boca del lobo, se encuentran asientos, y hacia su garganta, una gran pantalla en la que nos sumergimos de a poco, en un ritual social, espiritual y profundamente en constante reproducción, una espiral de placeres reproducibles en bucle hasta perderse en uno mismo, uno hecho de representaciones de sí, donde no existen las mentiras. La lógica enevalórica predomina. El tercero excluido adquiere una veracidad de por sí, pero depende en todo momento de la cooperación del sujeto encerrado en sí, para sí. El eco en la boca del lobo, al que se ha entrado por voluntad predeterminada, la representación, la imagen, el fantasma que se nos presenta es la realidad que abrazará nuestra sensibilidad, y no la soltará por todo el viaje. Propongamos entonces, una máxima que partirá nuestro análisis de aquel que mantiene vivo el mismo espectáculo, imago homini lupus.
      Entendamos primeramente la palabra imagini como representación, pero su profundidad parece recaer mucho mejor en la idea de fantasma y eco. Las últimas darán significado a nuestra definición. El fantasma del ser, el eco que retumba en la sensibilidad, en la espiral que el hombre se sumerge buscando la seguridad de sí mismo, a cambio de mantener "bonito" el cadáver que Debord señala como nuestro máximo regente, no es el corazón del Leviathan (Abstengo el decir cerebro, en tanto no posee un sistema nervioso central, sino periférico), sino el resto de su cuerpo, aquello que se nos presenta desnudo al ojo. El corazón del Leviathan no es más que el corazón hecho de las personas que observan en actitud pasiva, contemplativa los sucesos pasar. Es su cuerpo, aquel fantasma que se nutre de los deseos que despliegan quienes componen al Leviathan, el que no solo es producto del corazón, sino también su medicina, es el sonido de su verdadero sentir, sin embargo, es el eco lo que se escucha, es a través del filtro del juicio sintético subjetivo. El traductor es un traidor, pero un traidor al corazón del hombre, quien escucha tan solo lo que se permite así mismo escuchar, y aquello es lo llamativo. La sensación por la que no tiene que trabajar.
      El acta fúnebre de las vanguardias, el situacionismo tendrá por fin sugerir una última respuesta, una última estrategia para combatir a la Sociedad del Espectáculo, a realización del Leviathan, a la finalidad sin fin, el descubrir y reintegrar la experiencia en la vida. Que ya no sea un espectador, sino un protagonista activo en el desarrollo hacia el fin que desee imponerse a sí mismo. Explorar su entorno, en el cual se desarrolla a sí mismo. Pero, hoy en día, el Leviathan ha matado toda posibilidad de que este discurso pueda disponer de una vía que pueda realizar para sí misma. Ha llenado de sus propias vías los túneles, los cuales todos llevan en círculos a nada más que sí mismo. El Leviathan, el Estado, ha predispuesto todo, para que cada respuesta lleve sino a sí mismo. El Estado Estético se ha cumplido, y en pos de cubrir cada posible camino que escape de sus objetivos, desviándolo hacia sí mismo. Todo está predeterminado en el guión y cada actor posee un papel improvisado que funciona tan solo para la obra.
      ¿Cómo se ha conseguido el estado encargarse de tan imposible tarea como prohibir el avance de la historia, impedir que el paso de la insaciable libertad humana, la libertad racional que puede acabar con lo que se proponga? Partiendo del supuesto lógico correcto: Que el hombre es un ser primeramente social, y en busca de funcionar de estas respuestas sociales, de esta falta de libre albedrío, del hombre trabajando en pos de su contexto, del sí en el espacio, tendrá respuestas obvias a cada paso que el Leviathan de, pasos que puede deducir a medida el hombre va ejerciendo lo que cree es libertad de expresión, libertad de sus facultades, la libertad individual que Dios le confirió y que ángeles envidian: Su libre albedrío. El Leviathan ha obviado esta falsedad, ha dado rienda suelta a su cualidad, aquello que le posee, a trabajar en pos del lenguaje, aquello que construye la ética y la estética: A los vicios del lenguaje. Wittgenstein afirma (Philosophische Untersuchungen, n.º 109) Que el hombre está "embrujado por él", que del lenguaje, la que parece ser herramienta, no es sino el alma viva de la sociedad, aquella que la lleva en pos de objetivos que el Leviathan ha logrado manipular, la ha llevado a su forma más obsena: Ética y Estética significan lo mismo. Para el Leviathan, es el abuso de ambas como si fuesen una el motor del espectáculo. Donde una apreciación sensible, en tanto puede ir hacia el juicio de una imagen, puede caer como juicio moral, en tanto todo se ha vuelto imagen, pero no es que se haya vuelto como tal, sino que, en tanto existe lenguaje se es posible usar como un desvelo de las verdades que desee aquel que posea el control social.
      "El espectáculo es el discurso ininterrumpido que el orden presente hace sobre sí mismo, su monólogo elogioso. Es el autorretrato del poder en la época de su gestión totalitaria de las condiciones de existencia. La apariencia fetichista de pura objetividad en las relaciones espectaculares esconde su carácter de relación entre hombres y entre clases: Una segunda naturaleza parece dominar nuestro entorno con sus leyes fatales. Pero, el espectáculo no es ese producto necesario del desarrollo técnico mirando como un desarrollo natural. La sociedad del espectáculo es por el contrario la forma que elige su propio contenido técnico. Si el espectáculo, tomado en el sentido restringido de "medios de comunicación de masas", los cuales son su manifestación superficial la más arrolladora, puede parecer invadir la sociedad en tanto que simple instrumentación, ésta no es en realidad nada neutro sino la instrumentación exacta que conviene a su automovimiento total. Si las necesidades sociales de la época en la que se desarrollan tales técnicas no pueden encontrar satisfacción más que a través de su mediación, si la administración de esta sociedad y todo contacto entre los hombres no puede ejercerse más que por intermedio de esta potencia de comunicación instantánea es porque esta "comunicación" es esencialmente unilateral; de tal suerte que su concentración consiste en acumular en las manos de la administración del sistema existente los medios que le permiten proseguir esta administración determinada. La escisión generalizada del espectáculo es inseparable del Estado moderno, es decir, la forma general de la escisión en la sociedad, producto de la visión del trabajo social y órgano de la dominación de clases", parágrafo 24, Sociedad del Espectáculo, Guy Debord.
      Es la herramienta de sometimiento perfecta. Es la repercusión del Leviathan contra la acción misma de ser una persona en él, como un asco que no puede quitar de sí hacia el ser humano, aquel que le da vida a su mismo demonio. Lo verdadero es un momento de lo falso en el sentido de que todo aquello que el lenguaje pueda brindarnos, aquella que el Leviathan nos brinda, es lógica, es algoritmica, es predecible. El hombre, si está embrujado por el lenguaje, y si este es predecible, no puede sino ser predecible a su vez. No puede sino ser presa del lenguaje mismo de su naturaleza, el lenguaje del espectáculo. Aquel que no se enfoca en los problemas del lenguaje natural ni formal, como es la filosofía, sino de uno mucho más "natural", uno animal. El lenguaje de lo sensible. Penetrar en aquello que vuelve al humano lo que es y perdonarlo siempre y cuando se someta a todo lo que engloba. El Leviathan necesita hacerse de la esencia de lo que lo mantiene vivo, del lenguaje, de los límites del pensamiento, de los límites de lo que puede abarcar lo evocable en el ser, pero puede obviarla si puede traspasar ello.
      El Leviathan, el espectáculo, no entiende sino al lenguaje de lo ilógico. La barrera que el hombre no puede llegar sobre sí mismo. Como lamerse un codo, el Leviathan puede devorar la esencia y transformarla en forma. Ha traído el verdadero mundo de las ideas al eidos, ha realizado en su totalidad el sueño del Creador. Ha creado Dioses sin poderes. Fortachones de plástico. El Leviathan se ha realizado, y cabe solamente romper la cáscara del entendimiento y beber la cicuta en tranquilidad y silencio.
      [14:38:16] Gerack: Ojala, Tim, ojala estuvieras mueto >:C
      (12:57:49) Gerack: 2-Sí, te odio
      (02:20:42) (dedalove): he is just a fucking dick
      (16:14:05) dedalocious: a sleepy siempre lo insultan, that aint new
      (22:29:35) dedalocious: allright, ire a dormir, fuck you tho
      (16:11:33) Star_Dust_(エヌ): Oh no llegó la oveja.