Las primeras ideas del átomo y el atomismo

    This site uses cookies. By continuing to browse this site, you are agreeing to our Cookie Policy.

    • Las primeras ideas del átomo y el atomismo

      Las primeras ideas del átomo surgen en Grecia en los siglos IV y V A.C por el filósofo Leucipo y su discípulo Demócrito. A este último es el que se le considera el verdadero artífice del concepto inicial del átomo.

      El modelo atómico de Demócrito (450 a. C)

      Demócrito pensaba que si cortabas una piedra a la mitad, y la seguías cortando sucesivamente, debías llegar a un punto en donde era imposible seguir cortándola, llegando a la verdadera forma de los constituyentes fundamentales de la piedra. De esta forma la palabra tomó forma y denominó a este constituyente fundamental “átomo” que en griego significa “que no se puede cortar” o dividir.

      Si se ve desde el punto de vista de la época, esta no es una hipótesis del todo mal, incluso puede llegar a ser tan acertada como la de Anaxágoras en su momento. Sin embargo, estas ideas no serían muy bien recibidas por los filósofos de la época.

      Todo este constructor filosófico sería llamado atomismo y nace además para explicar lo que la escuela eleática deja en duda acerca de los cambios de las cosas (como se denominaba a la materia).

      El atomismo no desacredita o refuta lo que la escuela eleática afirma, al contrario, esta verifica sus preceptos pero también afirma lo que esta niega y tampoco pone en duda lo que es el ser y no ser, sino ambas cosas, solo que el ser no es efectivamente tal, esto es, espacio y vacío.

      Es así como Demócrito sienta las bases del atomismo, que es sepultado por la influencia de Aristóteles, quien creía otras cosas más fantasiosas acerca del universo que lo rodeaba.
      El que desempolvará muchos siglos después las ideas de Demócrito es el famoso científico Jhon Dalton.